Lucky Man

6.9
James Nesbitt interpreta al detective de Homicidios Harry Clayton, protagonista de una pésima racha personal tras haber sido abandonado por su esposa y su hijo e incurrido en una enorme deuda con un poderoso mafioso. Sin embargo, un encuentro fortuito con una misteriosa mujer acaba con un brazalete misterioso en su mano que comienza a transformar su suerte de las formas más extremas posibles.Lucky Man Critica: Stan Lee se reinventa al superhéroe. Igual que sacó a Spiderman en el momento justo, un adolescente que se encuentra con superpoderes que de primeras no puede contralar, ahora le toca a Harry. Un policía divorciado y al que parece haberle tocado "la negra" tiene un encuentro fortuito que cambiará su vida. Lucky man nos devuelve a un superhéroe que aún no termina de creerlo. El bien y el mal, el yin y el yan hará que este policía tenga que lidiar con sus temores y su suerte.
# Formato Idioma Fecha Total Descargas Descargar
1 720p Español Latino 27/08/2020 31 Descargar
2 720p Español Latino 27/08/2020 16 Descargar
3 720p Español Latino 27/08/2020 8 Descargar
4 720p Español Latino 27/08/2020 9 Descargar
5 720p Español Latino 27/08/2020 8 Descargar
6 720p Español Latino 27/08/2020 12 Descargar
7 720p Español Latino 27/08/2020 8 Descargar
8 720p Español Latino 27/08/2020 21 Descargar
9 720p Español Latino 27/08/2020 9 Descargar
10 720p Español Latino 27/08/2020 6 Descargar
# Formato Idioma Fecha Total Descargas Descargar
1 720p Español Latino 27/08/2020 7 Descargar
2 720p Español Latino 27/08/2020 5 Descargar
3 720p Español Latino 27/08/2020 3 Descargar
4 720p Español Latino 27/08/2020 3 Descargar
5 720p Español Latino 27/08/2020 4 Descargar
6 720p Español Latino 27/08/2020 3 Descargar
7 720p Español Latino 27/08/2020 3 Descargar
8 720p Español Latino 27/08/2020 3 Descargar
9 720p Español Latino 27/08/2020 3 Descargar
10 720p Español Latino 27/08/2020 3 Descargar

También te puede interesar

Sully: Hazaña en el Hudson

Drama Historia Sin categoría
7.1

Chesley “Sully” Sullenberger es un piloto comercial que en 2009 se convirtió en un héroe cuando, al poco de despegar, su avión se averió y el comandante logró realizar un aterrizaje forzoso del aparato en pleno río Hudson, en Nueva York, con 155 pasajeros a bordo.Sully: Hazaña en el Hudson Critica: Todos nos enteramos de la hazaña de Chesley Sullenberger por las noticias y alucinamos en colores. ¡Un avión comercial aterriza sobre el río Hudson en Nueva York! Insólita noticia, que a muchos nos alegró el día y nos inyectó una buena dosis de optimismo para seguir creyendo en la humanidad. Para variar era una noticia buena relacionada con un avión, acostumbrados como estamos a que es más normal que los aviones hagan titulares sólo cuando se trata de catástrofes. Teniendo en cuenta que el suceso en sí duró poco más de unos minutos, parece difícil que se pueda hacer una película comercial contándolo. Por eso todo el "aderezo", los acontecimientos que siguieron al exitoso amerizaje, se hacían necesarios, cuanto menos para rellenar el metraje. Pero Clint Eastwood corría el riesgo de que parte de la historia acabara pareciendo sólo relleno, sin tanto interés como la breve pero vibrante secuencia que lo precedió todo. Sin embargo el director ha hecho alarde de su buen hacer una vez más y nos lo ha contado tan bien que la guarnición mejora con mucho el producto final.Sully: Hazaña en el Hudson De hecho es la parte de la historia que la mayoría de nosotros no conocía, y que por lo tanto ha podido sorprender más. Y aunque a primera vista pueda parecer que nos habíamos enterado de todo en las noticias, pronto nos damos cuenta de que hay mucho más que no sabíamos. Tom Hanks, como piloto de la hazaña y con su mar de dudas interior, logra que el final no sea predecible. Aaron Eckhart, el copiloto, aporta momentos de alivio de la tensión dramática, contrarrestando la gravedad y aplomo del personaje de Tom Hanks. No hay tantos gags como en "Aterriza Como Puedas" (si el contexto aeronáutico permite la comparación de estas dos películas) pero los que hay lograron arrancar la sonrisa de los que estábamos en el cine.

Mi vida a los diecisiete

Comedia Drama Sin categoría
7.2

Dos estudiantes de instituto que son las mejores amigas ven cómo su amistad se tambalea cuando una comienza a salir con el hermano mayor de la otra.Mi vida a los diecisiete Critica: "Ya lo entenderás cuando tengas pareja". Quién no ha recibido, de parte de un amigo o amiga, esa incómoda contestación. Trazando de repente una línea que no estaba ahí, que parecería que nunca iba a estar ahí, porque se piensa que los amigos son los únicos que nos van a comprender siempre. La adolescencia, a fin de cuentas, es una época de incomprensión, pero nadie la espera de los que nos han acompañado desde que estábamos en la guardería, y es algo que pasa más a menudo de lo que el cine le ha dado por representar. Mi vida a los diecisiete 'The Edge of Seventeen' se centra justo en ese incómodo momento, en lo que al principio parecería otra historia de "chica contra el mundo" tan habitual de las novelas 'young adult', pero que pronto se desvela una experiencia penosa, impulsiva... y desafortunadamente inevitable, porque viene de serie con la edad. La diferencia está en que, si bien dichas novelas camuflan la angustia adolescente de locura agradable y conflictos intrascendentes, en esta película hay rabia, tristeza y el punto justo de humor negro: el mismo que le hace afirmar a Nadine con total seriedad que le gustaría suicidarse, mientras su magnífico profesor interpretado por el Woody Harrelson más contenido levanta una ceja ante el cansinismo de la muchacha. Nada más empezar, Nadine nos relata su vida escolar, marcada por el éxito social de su hermano Darian y su única amistad con Krista, en lo que viene siendo el habitual recorrido que todos hemos pasado: ese limbo indefinido entre la primaria y la secundaria, donde el sexo opuesto no existe y los amigos son los cómplices eternos de lo que hoy juzgaríamos auténticas chorradas. Sin embargo, la atracción sucede, y la gente se empieza a emparejar en algún momento, hasta que sin saber cómo Krista descubre que le gusta pasar más tiempo con un chico antes que con Nadine. Para esta última, entonces, todo pasará a ser "¡sacrilegio! ¡traición!"... intentando ignorar esa pequeña, diminuta pregunta en la parte posterior de su cabeza que le dice... "¿madurez?" Todo puede parecer algo que ya hemos visto, en verdad. Pero las actuaciones, las elecciones musicales (desde Aimee Mann a Fall on your Sword), el tono... desprenden comprensión del drama juvenil, nunca desprecio disfrazado de humor. No verás a Nadine histérica, convertida en la heroína de su propia historia, donde todos son tontos menos ella. Al contrario, la ves siendo una estúpida, sola y enfurruñada, las más de las veces por errores que ella misma ha precipitado. Y tampoco dejarás de comprenderla: de alguna manera, 'The Edge of Seventeen' se las apaña para acercarse a la adolescencia mirando a un mismo nivel, nunca por encima del hombro.Mi vida a los diecisiete

La resurrección de Cristo

Drama Historia Sin categoría
5.9

En Jerusalén, un joven centurión romano recibe, por parte de Poncio Pilato, prefecto de Judea, la misión de investigar la misteriosa desaparición del cuerpo de un predicador nazareno crucificado hace tres días, y los crecientes rumores sobre su resurrección.La resurrección de Cristo Critica: Durante la proyección me viene a la memoria un remoto poema de Manuel Machado titulado Castilla (‘El ciego sol se estrella / en las duras aristas de las armas…’). Y me pregunto: ¿para qué y para quién hacer, a día de hoy, una película religiosa a la vieja usanza? ¿Tendrá público, habrá mercado, alguien podrá sentir el más mínimo interés por una narración mil veces vista y mil veces ensalzada o pisoteada durante las últimas décadas? ¿Tiene algún sentido volver sobre lo ya sabido sin que quede claro si estamos ante una hagiografía o un relato de aventuras o el empeño ciego de un obstinado cineasta? Yo no sé responder a estas preguntas, sólo puedo describir lo que he visto, sentido y pensado de esta cinta.La resurrección de Cristo Quizás lo más destacable sea el punto de vista elegido: como si de una obra policiaca se tratase, le encargan a un centurión romano encontrar el cuerpo desaparecido del nazareno, ya que Poncio Pilato teme que este hecho pueda provocar revueltas judías y disturbar la precaria paz palestina del momento. Y vemos todo el desarrollo desde los ojos de este militar ambicioso y eficiente que anhela la paz y el sosiego de un retiro en el campo, merecido pago por su ardor guerrero y por su eficacia en las batallas entabladas. A través de su mirada vemos desfilar la crónica del inicio del cristianismo, desde su firme escepticismo inicial (un buen romano es politeísta por naturaleza) hasta su reticente despertar espiritual del último tercio. El resto es predecible y parece destinado al consumo masivo por aquellos fervorosos creyentes de Norteamérica conocidos como el cinturón de la biblia, o bien servir de adecuado relleno televisivo a la programación de semana santa de cualquier país mínimamente cristiano. Es innegable que el tono policiaco proporciona un ritmo nuevo y un agradable dinamismo al relato, que la recreación histórica es meritoria, que la estética resulta convincente sin ser cursi o empalagosa, es decir, en general es bastante entretenida pese a la nula sorpresa del meollo central de la historia. No parece tanto un apolillado martirologio al uso como un interesante intento por renovar y actualizar algo que parecía perdido para el gran público, manteniendo lo esencial sin recurrir a los tópicos más estomagantes.La resurrección de Cristo

Aquarius

Drama Sin categoría
7.5

Clara, una ex-crítica musical de Recife de 65 años, vive retirada en un edificio particular, el Aquarius, construido en la década de 1940 sobre la chic Avenida Boa Viagem, que bordea el océano. Un importante promotor ha comprado todos los apartamentos, pero ella se niega a vender el suyo y emprende una guerra fría contra la empresa que la acosa. La estresante situación le perturba y le lleva a pensar en su vida, en su pasado, en sus seres queridos.Aquarius Critica: Cinta de ritmo pausado, casi documental, acerca de una periodista y crítica de música que en el pasado tuvo que lidiar con un cáncer y luego enviudó, pero que ahora debe enfrentar una lucha contra una empresa que desea demoler su antiguo edificio para construir un mega proyecto junto al mar. Doña Clara es la única propietaria que se niega a vender su departamento. En ese espacio crio a sus hijos y atesora recuerdos de toda una vida. No es la clásica heroína que lucha ante la adversidad, más bien la película nos muestra a una mujer que ha gozado y sufrido como cualquier ser humano, pero que no está dispuesta a que pisoteen sus raíces. Doña Clara es una persona educada, que siente pasión por la música y, sobre todo, no está dispuesta a sacrificar su libertad (esa Libertad con mayúsculas) ante las ambiciones de un arquitecto narcisista que ha hecho un posgrado en una escuela de negocios. Es una lucha de David contra Goliat, del individuo contra el sistema neoliberal que todo lo traduce en dinero. La cinta evidencia la pérdida de calidad de vida que trae el progreso con sus edificios de muchos pisos, pero se focaliza en la falta de escrúpulos que pueden esconder las empresas amparadas en equipos jurídicos que intimidan al ciudadano común y corriente. Hay también una crítica velada a la ética que enseñan en las escuelas de negocio,

House of Cards

Drama
8.2

El congresista estadounidense Francis Underwood y su esposa Claire no se detendrán ante nada para lograr sus propósitos. La historia de este drama político se adentra en un mundo repleto de avaricia, sexo y corrupción en la ciudad de Washington.House of Cards Critica: Rajoy, Rubalcaba, Aguirre, Mas, Zapatero, Aznar, Díez, Bárcenas... Todos simples aficionados al lado de Francis Underwood, el político definitivo. Y desde ahora, damas y caballeros, uno de sus antihéroes favoritos.House of Cards Porque si algo tiene claro Francis, a diferencia de nuestros políticos patrios, es que el dinero es algo meramente accesorio y que palidece frente al recurso más valioso: el poder. Y sobre eso giran los trece capítulos de House of Cards; sobre el poder, sobre las artimañas traperas que se requieren para obtenerlo y sobre el grado de corrupción que supura al intentar mantenerlo. Sus compañeros de partido, sus rivales, la prensa, los guardaespaldas y hasta su propio matrimonio no son más que herramientas que el titiritero Underwood hace bailar con el único fin de llegar lo más alto posible. Caiga quien caiga. Eso no quiere decir que nuestro querido congresista sea infalible, pero desde luego sí que resulta implacable en su lucha de poder. Es por ello que sobre este personaje central, ejemplarmente llevado por Kevin Spacey, recae todo el peso de este remake financiado por el servicio online Netflix. Spacey, como ya hacía Ian Richardson en el original británico, detiene en ocasiones la trama para dirigirse directamente al espectador y hacer gala de su ilimitado cinismo en la explicación de sus planes. A veces, una sola mirada suya a cámara basta para expresar ironía, convicción, rabia o desidia. Fría y sucia en su manera de presentar los movimientos entre bastidores, oscura (en las formas y en el fondo) y paciente a la hora de ir desvelando sus cartas. Una gran serie que se completa con nombres de la talla de David Fincher o Joel Schumacher tras la cámara. Un castillo de naipes donde los lobos llevan piel de lobo y no hay espacio para los corderos.House of Cards

Vita & Virginia

Drama Romance Sin categoría
6.9

Vita y Virginia son dos de las mujeres más fascinantes y progresistas de su tiempo. Ambas se ven envueltas en una agónica aventura amorosa que determina para siempre sus vidas y su trabajo.Vita & Virginia Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Vita & Virginia